Inicio

Psicoanálisis Ciudad de México

El psicoanálisis

Hugo Arce

se ocupa de cosas muy simples, muy simples, que son también inmensamente complejas. Se ocupa del amor y del odio, del deseo y de la ley, del sufrimiento y del placer, de nuestros actos de la palabra, de nuestros sueños y fantasmas. El psicoanálisis se ocupa de cosas simples y complejas, pero eternamente actuales. Se ocupa de estas cuestiones no sólo por medio de un pensamiento abstracto, de una teoría, sino a través de la experiencia humana de una relación concreta entre dos, el psicoanalista y el paciente.

El psicoanálisis de Freud.

Para el fundador del psicoanálisis, nuestra personalidad está arraigada en la dinámica de nuestro inconsciente: todas las ideas, pensamientos, y sentimientos de los que normalmente no nos damos cuenta. Freud identificó a los instintos sexuales y agresivos como los principales impulsos inconscientes que determinan la conducta humana.

Estos instintos motivan al ello, la primera de las tres estructuras de la personalidad identificadas por Freud. El Ello, la única estructura de personalidad existente al momento de nacer. opera de acuerdo con el principio de placer, lo que significa que trata de obtener placer inmediato y evitar el dolor.

Puesto que el ello no está en contacto con el mundo real, tiene solamente dos formas de obtener satisfacción: por medio de acciones reflejas que inmediatamente alivian las sensaciones desagradables, y por medio del cumplimiento de deseos, con lo cual una persona forma una imagen mental de un objeto que satisface parcialmente el instinto y alivia las sensaciones desagradables.

El yo es el vínculo del ello con el mundo real. Controla todo el pensamiento consciente y las actividades de razonamiento. El yo opera de acuerdo con el principio de realidad. Por medio del razonamiento inteligente, el yo trata de demorar la satisfacción de los deseos del ello, hasta que puedan satisfacerse de manera segura y eficaz en el mundo real.

Psicoanálisis Ciudad de México
Psicoanálisis en la Ciudad de México

Una personalidad que solamente tuviera un ello y un. yo sería totalmente egoísta. El tercer componente de la personalidad según Freud, el superyó, actúa como guardián o conciencia moral de la persona y la ayuda a funcionar mejor en la sociedad. También compara las acciones del yo con un. yo ideal de perfección.

Freud Llamó libido a la energía generada por el instinto sexual. Conforme el niño crece, su libido se centra en distintas partes del cuerpo. Ocurre una fijación si se priva al niño del placer de la parte del cuerpo que domina una de las cinco etapas de desarrollo (oral, anal, fálica, latencia y genital) y alguna energía puede quedar permanentemente ligada a esa parte del cuerpo. Al fuerte apego al padre del sexo opuesto y celos del padre del mismo sexo ( que se desarrollan durante la etapa fálica) se le llama complejo de Edipo.

Al final de la etapa fálica, el niño entra en el periodo de latencia, caracterizado por una pérdida de interés en la conducta sexual. Finalmente, en la pubertad, el individuo entra en la etapa genital de la sexualidad madura.

Freud nos ha dejado una obra inmensa- fue, como sabemos, un trabajador infatigable – y. toda su doctrina está marcada por su deseo de descubrir el origen del sufrimiento del otro sirviéndose de su propio yo.

Si usted gusta indagar un poco más acerca de Sigmund Freud, dejamos un link muy interesante relatado por Anna Freud acerca de su padre en el siguiente video, que lo disfrute.

Psicoanálisis Ciudad de México

psicoanalisisciudaddemexico.com
Rio Amazonas 12 interior 1, Cuauhtémoc

Citas. 5569156024

Psicoanálisis
psicoanálisis