¿Cómo Freud pensaba el inconsciente? III

Freud.

Hugo Arce

Investigaciones hipnóticas.

 

Siendo todavía un médico joven, Freud ganó reputación por sus investigaciones sobre fisiología y neuropatología en los laboratorios de Brücke y Meynert. Llegó a interesarse por la histeria, y, dejando Viena en 1885, a la edad de veintinueve años, fue a pasar un año junto a Charcot, en la Salpetrière.

psicoanálisis Ciudad de México
La Salpetrière.

A la sazón, este maestro demostraba que los síntomas histéricos pueden ser producidos y aliviados por medio de sugestión hipnótica. Aunque Charcot trataba de explicar la eficacia de la hipnosis apelando a una teoría fisiológica que al poco tiempo había de ser abandonada, su labor práctica dejó plenamente establecido el hecho de que las influencias psicológicas pueden influir decididamente sobre los mecanismos orgánicos.

Después de una visita a Bernheim, en 1889, durante la cual se convenció de las limitaciones de la sugestión hipnótica, Freud regresó a Viena y comenzó a trabajar en colaboración con Breuer. Este neurólogo ya había descubierto, entre 1880 y 1882, que los pacientes histéricos hipnotizados pueden recordar experiencias de las cuales no tienen la menor reminiscencia en plena lucidez.

Así, por ejemplo, entre otros síntomas histéricos, una joven padecía la parálisis de un brazo y la incapacidad de articular su lengua materna, de modo que por lo común sólo comprendía el inglés. encontrándose hospitalizada, recordó una intensa experiencia afectiva que había olvidado. Trata de cierta ocasión que, cuidando a su padre moribundo, pronunció una plegaria en inglés mientras tenía el brazo apoyado sobre el respaldo de una silla – región en la cual, precisamente, había de producirse la parálisis. Otra mujer desarrolló un tic lingual, emitiendo un sonido parecido al cloqueo cada vez que se excitaba; recordó en la hipnosis que ese acto era involuntario había aparecido en cierta ocasión, mientras trataba de evitar a toda costa cualquier ruido que pudiese despertar a su hijo enfermo. Un hombre con un agudo dolor histérico en la cadera recordó, también en estado hipnótico, que lo había sentido por primera vez cuando presenciaba la extensión violenta de una cadera anquilosada, a la cual era sometido un hermano suyo.

En esta época, pues, Freud colaboró con Breuer y adoptó su técnica, confirmando y extendiendo sus observaciones. En 1893 ambos publicaron sus experiencias y conclusiones, su demostración rotunda de que existen importantes procesos mentales inconscientes y su “teoría traumática” de la histeria. Con ello probaron, primero, que un suceso subjetivo de gran importancia emocional , si es suficientemente doloroso para el individuo, puede ser excluido de su conciencia y no ser recordado en el estado normal de vigilia; luego, que es posible recordar este suceso en estado hipnótico, pudiéndose demostrar en tal caso algún detalle de la experiencia traumática – ya sea ésta única o múltiple- es idéntico, por ciertas particularidades, al síntoma histérico. Así, la experiencia emocional vivida por la citada histérica junto al lecho mortuorio de su padree haba sido olvidada, pero la ulterior pérdida de sensibilidad coincidía con la zona del brazo que había estado apoyada sobre el respaldo de la silla. Por lo tanto, Breuer y Freud llegaron a la conclusión de que la experiencia, aunque inconsciente e inaccesible a la memoria en circunstancias ordinarias, puede ejercer una acción persistente y causar síntomas histéricos, aun al cabo de años.

Denominaron conversión a este trueque de un impulso emocional por una función fisiológica anormal.

psicoanálisis Ciudad de México
psicoanálisis Ciudad de México

Para explicar tales observaciones formularon la teoría traumática de la histeria, concluyendo que un síntoma histérico es causado por una vivencia psíquica traumática que el sujeto no ha sido capaz de retener conscientemente.

Por fin, pusieron de manifiesto que si el recuerdo de la experiencia traumática, logrado durante la hipnosis, es acompañado por una intensa reproducción del afecto original, a menudo con reproducción alucinatoria del trauma, éste deja de ejercer su influencia etiológica inconsciente, y el síntoma desaparece. Llamaron abreacción a este efecto terapéutico, y catarsis al método que lo aprovecha.

Sus trabajos demostraron sin lugar a dudas la existencia de procesos mentales reprimidos e inconscientes que ejercen efectos dinámicos aun largo tiempo después de su estímulo original, probando con ello la posibilidad de efectuar una terapia etiológica de los síntomas funcionales. El principio básico del psicoanálisis – el papel del inconsciente- quedó así definitivamente establecido. Pero los trabajos posteriores revelarían cuan inadecuada es la teoría traumática original para explicar las psiconeurosis, y cuan pasajero es el valor del tratamiento por la reacción hipnótica. La experiencia recogida por Breuer y Freud con el hipnotismo constituye, no obstante, el basamento sobre el cual habría que levantarse el psicoanálisis.

Dejamos pues para ustedes la película de  “Freud, pasión secreta” esta es una película dirigida en 1962 por John Huston. Su título original en inglés es Freud, también se la conoce como Freud: The Secret Passion.